Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/9465
Juegos Olímpicos

Emocionante despedida de Paula Pareto tras su última pelea oficial

La Peque perdió en el repechaje para obtener una medalla en la que pudo haber sido su último evento oficial como deportista.

La Peque perdió en el repechaje ante la portuguesa Costa.Crédito: Web

Paula Pareto le puso punto final a su estadía en Tokio con una reñida pelea en el repechaje por buscar una medalla de bronce y marcó así lo que podría ser su adiós definitivo del deporte de élite. La medallista dorada en Río de Janeiro 2016 cayó ante la portuguesa Catarina Costa y se quedó con un diploma olímpica, pero principalmente con el reconocimiento del deporte mundial.

Una vez que se decretó su derrota, la Peque abrazó a su rival como reconocimiento por su triunfo y se marchó entre lágrimas del recinto. En el camino, los abrazos fueron interminables de las distintas personalidades que se encontraban allí. “En verdad, fue dentro de todo bueno. No me veía compitiendo en estos Juegos. Creo que fui fiel a mis principios de dar todo, hasta la última gota, no dejar nada”, reconoció entre lágrimas ante las cámaras de TyC Sports.

A los 35 años, la deportista seguramente dará un paso al costado del deporte de elite y abrirá la puerta a su nueva vida más asociada a la medicina, otra pasión a la que le dedicó mucho esfuerzo en los últimos años, especialmente en estos meses recientes de pandemia. Sin embargo, en medio de ese cruce de sentimientos, dejó un ejemplo de deportividad: “Perdón, esta vez no se dio. Di lo que pude, pero bueno, es deporte también. Creo que la tristeza también es parte de tantas alegrías. Es una chica divina contra la que luché, se merece que le vaya bien también”.

“Ahora sí me esperan varias visitas médicas a la vuelta, pero estoy convencida que dejé todo”, bromeó teniendo en cuenta que arrastraba varias complicaciones físicas en la previa de estos Juegos y que durante la derrota en cuartos de final contra la local Funa Tonaki terminó con una molestia en el brazo izquierdo.

Medalla de bronce en Beijing 2008 y oro en Río 2016, Pareto se marcha de esta cita olímpica con un reconocimiento que excede el haber subido a tantos podios en su carrera: fue elegida para llevar la bandera olímpica en la ceremonia inaugural como un premio a su brillante trayectoria pero también a su compromiso como médica del Hospital San Isidro de Argentina durante la pandemia.

“Gracias a ese podio que nos hice tan felices a todos hoy estoy así”, recordó entre lágrimas su éxito en los anteriores Juegos. “Como cualquier deportista creo que a nadie le gusta perder, el sentimiento está. Ya lo analizaremos un poco más en frío y veremos que no es tan malo un diploma olímpico, tampoco es algo que despreciar. Objetivamente está bien, pero subjetivamente y con el sentimiento a flor de piel la lágrima va a salir”, aceptó.

“La verdad que estoy muy contenta por todos los mensajes que recibí tanto en esta semana como en semanas previas. La verdad que ese cariño de la gente, más allá de la medalla que venga o no venga, a mí es algo que me hace muy feliz. Repito: hoy no puedo decir que estoy así como muy muy feliz en este momento preciso, pero si lo pienso la verdad que en esta semana me sentí muy bien, muy querida, muy apoyada por todos. Dieron mensajes de aliento y, más allá de la busca de una medalla, fue en busca de un apoyo como persona, como argentina, como representante de todos ellos. Todo eso me hace muy feliz. Y no solo de argentina, sino de un montón de otros países. Hoy se me acercó un montón de gente de otros países a darme ánimo y a mí no deja de sorprenderme para bien. Así que nada, dentro de todo el lío de emociones que tengo hay muchas cosas positivas”, fue su reflexión final.

 La representante argentina que ya escribió su nombre en las páginas doradas del deporte mundial le agradeció a todos los que siguieron de cerca su competencia a lo largo de la madrugada y afirmó: “A todos los que estuvieron del otro lado les súper agradezco, les pido perdón por esta vez no hacerlos tan felices como en Río, pero bueno creo que hay muchas más cosas para hacer ahora y podemos seguir compartiendo buenos momentos”.

Notas Relacionadas