Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/8220
CORONAVIRUS

Largas filas y algunos incidentes en los centros de vacunación en Paraguay

Miles de personas acudieron masivamente y debieron esperar en largas filas para recibir su dosis en medio de empujones, peleas y gritos

ASUNCIÓN.- Castigados como nadie en la región por el coronavirus, miles de paraguayos se agolparon vorazmente este sábado frente a los centros de vacunación, que fueron escenario de peleas, incidentes y nerviosismo entre quienes debieron aguardar en filas interminables.

La jornada estuvo marcada por empujones, abucheos y gritos de la gente tras acudir en masa luego de que el gobierno alertó sobre la gravedad de la crisis y habilitó la vacunación a mayores de 55 años y todas las embarazadas.

El director de Vigilancia Sanitaria del Ministerio de Salud, Guillermo Sequera, admitió que hubo desorganización de parte de los centros de vacunación, pero que tampoco se esperaba la asistencia de tanta gente.

“Estamos en un pico histórico. Celebro que la población esté tomando conciencia. Estamos en el tope. Lo que más preocupa es que los contagios están tomando todo el territorio nacional”, dijo Sequera.

La gran afluencia se dio luego de que el mismo Sequera advirtió el viernes que Paraguay “está totalmente en rojo”, y que la próxima semana probablemente llegue al nivel cuatro, que es la alerta máxima.

“En estos momentos, Paraguay está superando a Uruguay por la cantidad de muertos por habitante. Somos el país con más cantidad de muertos por millón de habitantes del planeta en estos momentos”, subrayó.

“Hoy está muriendo el doble de gente que muere habitualmente”, añadió Sequera, y señaló que antes de la pandemia Paraguay registraba 600 muertes semanales y que este primer semestre se duplicaron, con entre 1100 y 1200 decesos.

Esa advertencia, sumada al último anuncio oficial que reportó 149 muertos en 24 horas, así como 2698 casos positivos, empujó a la población a acudir a los vacunatorios, señalaron las autoridades.

Sequera reveló que el contagio de Covid-19 se estancó en la zona metropolitana de Asunción, de dos millones de habitantes, pero que en el interior “están aumentando los casos”, y que el tamaño de la epidemia es mucho más grande que las cifras oficiales.

Justo en el peor escenario de la pandemia, en el país faltan también vacunas, insumos médicos y fármacos esenciales para el tratamiento del Covid-19.

Desde que apareció el virus en marzo de 2020, Paraguay registró 10.561 muertos y 387.687 casos. Solo el 4% de la población se vacunó hasta el momento contra el Covid-19, y según las autoridades la meta es llegar al 30%. LA NACION

Notas Relacionadas