Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/6442

Un virus que progresa

Reiterar de manera intermitente una campaña de desprestigio de la manera más burda, a todos los niveles del discurso del gobierno de la provincia por orden de Insfrán, en contra de la oposición, en contra de los gastronómicos, en contra de los referentes e inclusive en contra los comunicadores, ante un escenario de inminente colapso del sistema sanitario provincial tienen exactamente el efecto contrario en la opinión pública.

Gildo Insfrán ahora “silva bajito”. Sus arrogantes procedimientos, ya no tiene la complicidad de la casa rosada. La oposición le marco la cancha y ahora van por su sillón. Gabriela Neme y sus aliados, puede ser una bisagra, al modelo represor.

Es evidente que cuando las conferencias de prensa del Consejo de Atención a la Emergencia, COVID 19 tienen la conducción de un moderado ministro de economía, Jorge Ibáñez, haciendo básicamente lo que tiene que hacer, las redes sociales reaccionan de una manera. Ahora cuando el que abusa de los micrófonos y es la extensión del barbado lagunense, el ministro de gobierno, Jorge González, las redes sociales reaccionan de otra manera.

 

Modelo cascoteado

 

Dentro de las consideraciones en donde aseguran no hacer política partidaria con la salud de los 640 mil formoseños, promocionan el “modelo formoseño”  como el ejemplo a seguir y el único que obtuvo resultados sobresalientes respecto de las otras provincias e inclusive hasta se animan a decir del mundo.

Los directamente beneficiados, son los que están constantemente haciendo campaña del modelo, pero a diferencia de otros partidos, con recursos del estado, algo que nunca ha quedado más claro que en esta pandemia.

Es así que el eterno residente del quinto piso dice no estar utilizando políticamente la pandemia, pero ni siquiera en campaña ha utilizado tanto a la “militancia rentada” para operativos de escrache y millones de pesos en carteles y afiches ( todos pagados por la Tesorería-Contaduría General),  en contra de referentes de la oposición o quienes lo critiquen.

 

Punto de no retorno

 

Pero hay un punto flojo en la campaña de Gildo y han sido las violaciones a los derechos humanos, a la constitución nacional, porque en un par de días llegan a la provincia, delegados de la ONU, de la OMS y de UNICEF para “colaborar” con el gobierno de la provincia en estrategias por la pandemia de coronavirus. En realidad, vienen a tomar contacto directo con los protagonistas de las denuncias por violaciones a los derechos humanos, entre víctimas y victimarios.

Pero como si no alcanzara con la llegada de los organismos internacionales, suman las denuncias de Amnistía Internacional y Human Rigth Watch. Aunque en un reportaje, el ministro del Interior, Wado De Pedro, ha negado que las mismas existieran reforzando la complicidad del presidente, Alberto Fernández, en lo sucedido con los abusos en Formosa con la excusa de los contagios.

 

Con los aborígenes, “NO”

 

Hace nada más que 48 horas la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió una cautelar a favor de 7 mujeres indígenasde la comunidad Wichí que se encontrarían cursando su embarazo escondidas en la localidad de El Potrillo.

Sin entrar en determinaciones sobre la veracidad o no de dichas cuestiones, la CIDH consideró que estos y otros factores en su conjunto suman a la constitución de un temor por parte de las mujeres beneficiarias, tomando en especial consideración su cosmovisión indígena. Dicha cuestión habría ocasionado un quiebre de la confianza de las mujeres de la comunidad hacia las autoridades, obligándolas a esconderse para proteger sus derechos durante su embarazo.

En coincidencia,  el organismo le solicitó al gobierno nacional que adopte las medidas necesarias para proteger los derechos a la vida, integrada personal y salud de las beneficiarias. En particular, la adopción de medidas inmediatas que posibiliten el acceso a una atención médica adecuada, según los estándares internacionales aplicables. Que además se pida la conformidad con el consentimiento previo, libre e informado de las beneficiarias, y con una perspectiva de pertinencia cultural.

Toda la descalificación contra el equipo de TN que socializó la nota de las embarazadas escondidas en el oeste, la investigación de un inactivo Procurador General de la provincia, Sergio López, que utilizó a la Gendarmería para afirmar que era todo falso, con el testimonio de 5 personas, que a la zaga eran enfermeros del Hospital de Ingeniero Juárez, se desmoronaron, primero porque no se hizo ninguna denuncia y segundo porque ahora es la Corte Interamericana la que le pide explicaciones.

 

Una abultada billetera

 

 

En el plano sanitario, los casos han estallado en la provincia de Formosa y los contagios comunitarios amenazan la evidente escasez de recursos respecto de respiradores y salas de terapia intensiva para pacientes de COVID 19 con comorbilidades o síntomas graves.

La culpa la tiene la oposición según el gobierno, cuando no la prensa, pero la cuestión puntual es que sin estrategias y con la existencia de sólo un remanente de 9500 vacunas, el gobierno ha vacunado solo a un 12% de la población y volvió a las políticas del encierro.

Con la misma desaprensión con que hundió al 50% de las pymes el año pasado, volvió a restringir los horarios de trabajo de los comerciantes y muy probablemente termine de liquidar al otro 50%, cuestión que poco le preocupa.

Formosa tiene asegurado los 120 mil millones del dinero que necesita para ejecutar el presupuesto 2021 por la llegada de fondos nacionales por lo que el que se disuelvan empresas o pymes de todo tipo por el encierro, no le afecta en nada, esto sin contar que los “acomodados y los amigos” que  tienen  algún ingreso en relación con el gobierno o es contratista o proveedor del estado. La dependencia de gran parte de la población de los ingresos, subsidios, negocios, dádivas o extorsión, explican los resultados de las elecciones.

 

Que siga la pandemia

 

Pero las encuestas que Insfrán no considera, son las que claramente muestran una caída de su imagen no ya a nivel nacional, donde él no tiene desde hace tiempo, proyecciones personales, sino a nivel local, donde su imagen se hunde respecto a cómo ha violado los derechos humanos, liquidado empresas y con un presente incierto respecto del crecimiento de los contagios y la falta de una infraestructura sanitaria necesaria.

La campaña del miedo solo ha funcionado para que la gente desconfíe de las medidas del gobierno, desde los hisopados hasta los aislamientos compulsivos. Mucha gente inclusive ha perdido la vida por no ir a tiempo a los Hospitales de referencia teniendo COVID 19.

La pandemia ha sido un excelente negocio para el gobierno y es obvio que los ministros o funcionarios que defienden el encierro, cobran sus abultados sueldos todos los meses, como los inactivos diputados provinciales y hasta el propio Insfrán cuyos ingresos, según un portal nacional,  son muy abultados. Problemas de plata, no tiene.

¿Dónde está Gildo? ¿Está enfermo? ¿Viajó? Nadie lo sabe. Porque la falta de transparencia para todo lo que ha sido la pandemia, incluso oculta el estado de salud del lagunense.

El gobernador no tiene problemas de traslado o encierro en centros de aislamiento, tiene una Unidad de Terapia Intensiva en su mansión del Barrio Emilio Tomás.

Gildo maneja la emergencia sanitaria como la campaña, él pensó que el poder absoluto que detenta en la provincia le iba a alcanzar para parar la pandemia mundial pero el exceso de soberbia, como ocurre siempre que se equivoca, lo llevó al encierro. Cada vez hay más casos, más fallecidos y el único responsable por la administración de las políticas sanitarias es el estado.

 

Año electoral y estrategias

 

Con el hartazgo de la gente por los abusos de su lado, la oposición muestra la misma cara que mantiene a Insfrán en el poder desde hace un cuarto de siglo. Desde el radicalismo han empezado a desacreditar a la Dra. Gabriela Neme al afirmar que quiere constituir un partido para después negociar con el oficialismo.

Argumentan que Adrián Bogado, tiene relaciones cercanas en la Legislatura con el vicegobernador, Eber Solís y que negocian entre gallos y medianoche, los cargos que vendrán en un supuesto volcado de votos hacia Nuevo País el partido en cuestión.

Por su parte quien se ha mantenido en las puertas de los centros de aislamiento, defendiendo Ad Honorem, a los ciudadanos que caían y que siguen cayendo en los abusos del estado, afirma que va por una tercera vía.

Los radicales no votarán a un peronista y los peronistas no votarán a los radicales, por lo que si bien el planteo de una tercera posición suena atractiva, significaría que el radicalismo tendría que proponer figuras nuevas o no podría sino repetir sus guarismos de todas las elecciones.

Por su parte hay una maldición que ha signado por años al peronismo y es la traición de la propia tropa o mirándolo de la mejor manera, otro tipo de hartazgo, no por la pandemia sino por el manejo de dos o tres del poder de un encanecido Insfrán.

 

Peronismo republicano

 

Hay un peronismo que hoy escondido, está esperando el momento para blanquear la confrontación con el eterno residente del quinto piso por lo que el planteo de Neme de una tercera opción, sumaría por fuera, al histórico e insuficiente 27% del radicalismo.

Si el oficialismo baja 10 puntos el 64% aproximado que repite en cada elección la soberbia de veterano gobernador se verá seriamente dañada al igual que la proyección sobre diputados en la Legislatura. De igual manera, estos 10 puntos en una tercera posición serían el puntapié inicial de la debacle del lagunense, otros lo abandonarían abiertamente.

Cualquier resultado que debilite el 64% de Gildo, serán las mejores proyecciones para la oposición de cara a las elecciones de 2023.

El radicalismo sólo puede aspirar a repetir la primera minoría porque asume que la estructura le pertenece y cualquiera que quiera entrar a terciar en política, debe pedirles prestado su estructura pero siempre que sume de atrás. Esta no es la idea de Nuevo País que de alguna manera viene a transgredir e inclusive a desafiar al eficaz Insfrán.

Si después negocia con el poder no será más o menos, lo que viene pasando desde hace un cuarto de siglo (el caso Floro Bogado, en 1991,es un ejemplo), y otra desilusión más para la gente. Lo que no es viable es seguir teniendo las mismas estrategias que solo darán los mismos resultados.

Los que crean de antemano que Insfrán maneja al electorado como peleles, no leyeron lo que ocurrieron en multitudinarias marchas y hasta la brutal represión del viernes negro. La gente les ha enviado el mensaje, la diferencia será en quien sabe interpretarlo mejor para devolver una propuesta que conforme a gran parte de la sociedad.

Esta situación será gravitante para debilitar al experimentado autoritario, pero en sentido contrario también, puede fortalecerlo.

 

 

Notas Relacionadas