Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/4153
CORONAVIRUS EN FORMOSA

El médico que criticó los aislamientos, allanado por desaparición de una toalla

Héctor López Cano, del Hospital Central, cree que la orden se debe a "un amedrantemiento político y judicial" por las críticas que hizo hacia las medidas de aislamiento de Gildo Insfrán.

El Dr. Héctor López Cano pasó semanas bajo un severo aislamiento, pese a dar negativo en cinco pruebas de coronavirus.

La policía de Formosa ejecutó una orden judicial de allanamiento en la vivienda de un médico que protestó contra las medidas de aislamiento impuestas por el gobierno de Gildo Insfrán. El médico, Héctor López Cano aseguró que la orden se debió a la ausencia de una toalla y un control remoto del hotel donde fue forzado a aislarse por el coronavirus y que el accionar fue un “amedrentamiento político y judicial”. “Esto es una represalia político-judicial de la denuncia que yo hice y porque yo usaba las palabras reclusión forzada”, aseguró al confirmar la noticia en TN. “Ahora en mi casa tengo la libertad de moverme, en esos centros de reclusión no podés moverte porque tenías a un policía en la puerta controlando tus movimientos”. 

Héctor López Cano pasó semanas bajo un severo aislamiento, pese a dar negativo en cinco pruebas de coronavirus. Denunció un encierro arbitrario y abusivo e inició una huelga de hambre para protestar. Al regresar a su domicilio, este domingo a las 7 de la mañana una veintena de policías se hicieron presentes en su casa para recuperar la toalla faltante del hotel.

"No me dieron copia de la orden judicial, tampoco pude llamar a mi abogado" López Cano, quien trabajaba en el Hospital Central de Formosa, dijo: “La provincia, que por todos los medios se gratifica del estatus sanitario, acá metieron en una pieza de 3 por 4 metros a 15 agentes de policía. Ninguno tenía guantes, camisolín ni máscara facial. Entraron con el uniforme de calle y me dejaron con una gran preocupación. Yo nunca tuve Covid y a partir de ahora tengo una gran preocupación”. “La orden era porque en el hotel desaparecieron la toalla y el control remoto. No me dieron copia, leyeron la orden. Firmé y consigné esos datos. Me advirtieron que si no colaboraba, podían romper la cerradura. Tampoco pude llamar a mi abogado”, relató el médico. “La señora que me ayuda declarará que hace mucho que la tengo y que ella ya la ha lavado. El control remoto que había es blanco, corresponde al aire acondicionado y tiene el manual; lo dejaron”. López Cano afirmó que el allanamiento duró una hora y media y que más tarde regresó el comisario "solo y en su auto particular" para pedirle que lo acompañara a la comisaría para tomarle las huellas digitales. "Insistí en que estoy en aislamiento y que no puedo moverme; en que si hay traslados, deben ser en ambulancia. Incluso ni deberían haber entrado", añadió. (Fuente www.perfil.com). 

Notas Relacionadas