Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/3413
Wikileaks

La Justicia británica rechazó la extradición de Assange a EE.UU.

La jueza que entendió en el caso expresó preocupaciones en torno al impacto sobre la salud mental del creador de WikiLeaks.

La Justicia británica rechazó la extradición de Assange a EE.UU.
Assange no será extraditado. Crédito: (AP)

Una jueza británica anunció este lunes que no autorizará la extradición del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a Estados Unidos, debido a preocupaciones en torno al impacto sobre su salud mental.

Assange, de 49 años, es reclamado por la Justicia estadounidense, que quiere juzgarlo por haber publicado documentos militares y diplomáticos estadounidenses secretos y que lo acusa de cargos de espionaje por lo que podría recibir hasta 175 años de cárcel.

 
Estados Unidos dice que Assange puso en peligro la vida de sus informantes con la publicación de los documentos secretos sobre las acciones militares estadounidenses en Irak y Afganistán, que revelaron actos de tortura, muertes de civiles y otros abusos.

El activista australiano y sus abogados han rechazado los cargos y dicen que el caso tiene motivaciones políticas, y que una extradición y un juicio contra Assange en Estados Unidos supondría un duro revés a la libertad de expresión y el derecho a la información

 
La jueza Vanessa Baraitser detalló evidencia presentada por la defensa de las intenciones suicidas de Assange y dijo: "La impresión general es la de una hombre deprimido y por momentos desesperado", informó la cadena BBC.

La decisión de la jueza puede ser recurrida por ambas partes, lo que podría prolongar la larga saga judicial que rodea al periodista y activista australiano.

Los problemas legales de Assange comenzaron en 2010, poco después de que su web WikiLeaks publicase cientos de miles de documentos militares y diplomáticos confidenciales que pusieron a Estados Unidos en más de un aprieto.

 
Entre ellos figuraba un video en que se veía cómo helicópteros de combate estadounidense disparaban contra civiles en Irak en 2007, matando a una docena de personas en Bagdad, incluidos dos periodistas de la agencia de noticias Reuters.

Assange está recluido en una prisión londinense de alta seguridad desde su detención en abril de 2019 en la Embajada de Ecuador, donde vivió refugiado siete años.

La defensa del australiano, coordinada a nivel internacional por el exjuez español Baltasar Garzón, denunció en el pasado que el presidente estadounidense Donald Trump quería hacer con él un castigo "ejemplar" en su "guerra contra los periodistas de investigación" y que Assange no tendría un juicio justo en Estados Unidos.

assange_1_1609760684.jpg
Crédito: (AP)

WikiLeaks

WikiLeaks, la organización mediática sin fines de lucro creada en 2006 por Julian Assange, cobró fama mundial en 2010 con la publicación de 92.000 documentos secretos sobre la guerra de Afganistán, la primera de una saga de filtraciones sobre crímenes de guerra, espionaje y corrupción que sacudirían la política exterior estadounidense.

Autodefinida como una "organización multinacional de medios con una biblioteca asociada", WikiLeaks se especializa en la publicación y análisis de grandes conjuntos de datos de materiales oficiales censurados o restringidos, y lleva publicados más de 10 millones de documentos.

La plataforma dio su primer golpe de impacto en abril de 2010, con la publicación de "Asesinato Colateral", un video en el que se ve cómo soldados estadounidenses le disparan desde un helicóptero a un periodista de la agencia Reuters en la ciudad iraquí de Bagdad, un ataque ocurrido en 2007 que había sido negado por Washington.

Ese mismo mes publicó los "Diarios de la Guerra de Afganistán", un conjunto de 92.000 documentos secretos filtrados del Pentágono, que contenían reportes de víctimas civiles provocadas por soldados norteamericanos y de países aliados, fuego amigo y conexiones entre los talibanes y los servicios de inteligencia.

Para maximizar la difusión de esos documentos hasta entonces inéditos, WikiLeaks se asoció con los diarios The New York Times y The Guardian, y con la revista Der Spiegel.

En octubre de 2010, la plataforma dio otro batacazo al publicar los "Irak War Logs": casi 400.000 reportes militares secretos -también filtrados del Pentágono- sobre la guerra de Irak, que revelaron entre otras cosas el uso de la tortura como una práctica común entre los militares norteamericanos.

Considerada como la mayor filtración de documentos estadounidenses de la historia, esa colección de registros reveló que el 66% de los más de 109.000 muertos en Irak fueron civiles, y que las fuerzas norteamericanas mataronmás de 3.700 soldados de países "amigos".

Los documentos sobre Irak mostraron además que las autoridades militares de Estados Unidos habían emitido órdenes expresas para cometer crímenes, y que estaban al tanto de las violaciones a las leyes internacionales que cometían sus soldados, de las torturas que implementaban y de la participación de Irán en el conflicto.

Con el correr del tiempo se conoció que muchos de los documentos de esas dos filtraciones habían sido extraídos del Pentágono por Chelsea Manning (antes llamado Bradley Manning), una exsoldado estadounidense y analista de Inteligencia.

En noviembre de 2010, WikiLeaks publicó más de 250.000 comunicaciones secretas entre el Departamento de Estado y sus embajadas en decenas de países, una colección titulada "Cablegate" que también fue potenciada en colaboración con seis grandes medios de comunicación.

Esos cables revelaron la postura de Washington respecto de conflictos diplomáticos entonces en curso y pusieron en evidencia prácticas de las embajadas y el Departamento de Estado estadounidense.

WikiLeaks siguió publicando materiales secretos vinculados a empresas de seguridad privada que trabajan con Gobierno estadounidense y a organismos de inteligencia, como la NSA y la CIA, de los que reveló programas de ciberespionaje masivos.

Sin embargo, la organización fue cada vez más perseguida por los gobiernos, víctima de ciberataques y de cancelación de servicios -como la imposibilidad de recibir donaciones a través de cuentas bancarias- que volvieron más difícil su trabajo.

Snowden

El exanalista de inteligencia estadounidense Edward Snowden dijo hoy que esperaba que la negativa británica a extraditar a Julian Assange marque "el fin" de los intentos de llevar al fundador de WikiLeaks a Estados Unidos para ser juzgado por cargos de espionaje.

Un tribunal británico rechazó hoy extraditar a Assange a Estados Unidos, que lo reclama para juzgarlo por espionaje por la publicación de cientos de miles de documentos secretos, al considerar que de lo contrario podría suicidarse.

Tras el anuncio, Snowden, exiliado en Rusia, tuiteó: "Que este sea el final".

Snowden también está reclamado por Estados Unidos por espionaje después de que filtrara que agentes de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) recababan información de los teléfonos de millones de ciudadanos estadounidenses.

Desde 2013 vive exiliado en Rusia y el año pasado anunció que pediría la nacionalidad rusa.

 

 

 

(Fuente: La Voz del Interior)