Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/3411
La otra cara del alza de los precios internacionales

Cepo al maíz: arrancan las asambleas y la Mesa de Enlace del campo define un paro

Se prohíbe exportarlo hasta el 1 de marzo. Los productores temen más medidas en otros cultivos. Los dirigentes se reúnen hoy. La presión de los autoconvocados. Y las razones de la industria avícola.

Cepo al maíz: arrancan las asambleas y la Mesa de Enlace del campo define un paro
La Mesa de Enlace del campo

Tal vez porque para muchos productores cada vez hay menos margen de duda y piensan que, tras el cepo al maíz, vendrá otro para el trigo y la carne, la Mesa de Enlace que nuclea a las entidades del campo definirá este mediodía “las medidas de acción a seguir”. Entre ellas, asambleas que irán escalando a un probable paro, de acuerdo a la visión descarnada de uno de sus integrantes.

El último miércoles, apenas conocida la iniciativa, de frenar las exportaciones de maíz hasta el 1 de marzo, las entidades, expresaron “su más absoluto disgusto. Se trata de una medida que va a contramano de todo lo esperable, de lo que creemos que debe hacerse y del sentido común”.

Jorge Chemes, presidente de CRA, dijo que hay rurales del interior que plantean un paro. Mañana se reúne el consejo de la Rural y el miércoles el de CRA. A su vez, ese día hay una asamblea en Bell Ville (Córdoba), el jueves en Pergamino (Buenos Aires), el viernes otra cerca de Rosario sobre la ruta 9 y el sábado en Amstrong, Santa Fe. Están organizadas por productores autoconvocados, que presionan a la Mesa de Enlace.

Para el lunes 18,ya se anunciaron cortes de rutas en Cruz del Eje, Rio Cuarto, San Luis, Villaguay, Tostado, Reconquista, Crespo, Sinsacate y los autoconvocados hablan de realizarel paro en esa fecha.

Por cierto, e l cepo al maíz sorprendió a los dirigentes del agro que se habían entusiasmado con una relación más estrecha con el presidente Alberto Fernández, siempre con palabras amigables hacia el sector. Muchos apuntan a la vicepresidenta. Cristina Kirchner fue explícita en su mensaje de cuidar la mesa de los argentinos. Pero para Daniel Pelegrina. titular de la Rural, este cepo lejos de abaratar el precio del maíz, puede provocar desabastecimiento. “Los ánimos están muy caldeados”, explica a Clarín al señalar que hay existencias de maíz de la vieja cosecha por unos US$ 800 millones.

“Cristina no le deja las manos libres”, soltó otro productor que teme la repetición en el gobierno de la lógica del adversario, de poner a los chacareros en la vereda del frente. Precisamente, una encuesta de Amplificagro que todos los meses consulta a 465 CEO de firmas agropecuarias, reveló ayer que en una escala de 1 a 10, el 88% de los consultados calificó con menos de 5 puntos el clima político y que la suspensión de las exportaciones de maíz, “no hace más que justificar la mirada negativa del campo”, justificaron. El clima de inversión obtiene también la calificación más baja. Curiosamente lo menos negativo para los consultados es la dimensión climatológica.

Nadie ignora la pulseada de intereses en torno al maíz, definido por el presidente de la Rural, como un cultivo excepcional porque permite el desarrollo local. Es que al obtenerse muchos kilos conviene transformarlo en la zona del cultivo en leche, huevos, carne porcina, vacuna o aviar y hasta en biocombustible como la cordobesa Río Cuarto, antes de transportarlo como grano a los puertos.

Este año con la sequía muchos perdieron parte de lo implantado con maíz, un cultivo de costos altos. Un dato: en el norte de la provincia de Buenos Aires, famosa por su tierra fértil y buenos rindes, implantar una hectárea de soja sale US$ 293, de acuerdo a Márgenes Agropecuarios. Sembrar maíz cuesta casi el doble: US$ 482 por hectárea.

Parte de este freno a exportaciones se explica en el insistente pedido de la industria avícola de salir de los precios máximos dado que si el maíz en julio valía $ 9.000 la tonelada, con el empuje de los precios internacionales saltó a $ 19.000. La soja pasó en ese lapso de $14.000 a 27.000. Además, ante la perspectiva de mayores precios aún quien tiene maíz siente que posee un bitcoin y no se desprende. “Cuando se consigue hay que pagarlo al contado. Desde hace 45 días no se puede completar la fórmula del alimento balanceado como corresponde con el 63% de maíz: se utiliza el 43%. ¿Lo podrán hacer ahora con este nuevo cepo?

 

(Fuente: Clarín)