Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/231
Relación bilateral

Xi Jinping invitó a Fernández a una visita de Estado a China

Fueron 40 minutos de intercambio telefónico que culminaron con una invitación para una visita de Estado a Pekín, apenas lo permita la pandemia. Alberto Fernández dialogó esta mañana con el presidente de China, Xi Jinping , un contacto por demás estratégico para la Argentina en materia de política y comercio exterior.

Xi Jinping invitó a Fernández a una visita de Estado a China
Fernández dialoga con Xi Jinping, el presidente chino Crédito: Presidencia

"Queremos que más productos y con más valor agregado ingresen a China", subrayó Xi Jinping. Las palabras del mandatario chino fueron música para los oídos de Fernández. Tanto el Presidente como el canciller Felipe Solá han hecho explícita su voluntad de avanzar a fondo en la integración con Pekín, mientras China se encamina a ser el primer destino de las exportaciones argentinas.

El Presidente se comunicó con su par chino a las 9 desde la quinta de Olivos, acompañado por una traductora, confirmaron fuentes oficiales. A diferencia de lo que ocurre con parte de la agenda de Fernández, la llamada fue puntual y se extendió algunos minutos más de lo previsto, a pesar de las 11 horas que separan a Buenos Aires de Pekín.

 
 
"Argentina es un país con muchísimas oportunidades donde China puede ser un actor central", subrayo el presidente argentino. Según fuentes oficiales, Fernández apuntó a la obra pública, la energía, la vivienda y el transporte.

En la visión del Gobierno, Asia será la región que más oportunidades comerciales brindará en un futuro cercano a la Argentina. El acercamiento, sin embargo, debe realizarse con cierto equilibrio, para no irritar a los Estados Unidos, que rechazan la creciente injerencia de Xi Jinping en América latina.

Lo cierto es que,tal como informó LA NACION, más allá de la intención de sostener una equidistancia en la disputa geopolítica entre China y Estados Unidos, la relación con Pekín avanza a una velocidad mucho mayor que el vínculo con Washington.

Así quedó evidencia en la comunicación de hoy entre ambos mandatarios. XI le solicito a Fernández la colaboración de la Argentina para fortalecer la relación de China con América Latina y el Mercosur. "He dado instrucciones para tener una participación más activa dentro de la CELAC para que la relación con China se profundice", le respondió el presidente argentino.

La vicepresidenta Cristina Kirchner, en tanto, también pretende acelerar el acercamiento político y económico con el régimen chino. En las últimas semanas, incluso, hubo contactos entre el PJ y representantes del Partido Comunista Chino. Sin que se involucrara la Cancillería, participaron de esos diálogos el diputado nacional y presidente del PJ, José Luis Gioja, y el senador y excanciller Jorge Taiana.

"Nueva ruta de la seda" 

 

3322248w1033.jpg
Xi Jinping Crédito: DPA

"Bienvenida la delegación argentina a China para avanzar en la cooperación", dijo Xi. El viaje oficial, que aún no tiene fecha por la situación del coronavirus, podría sellar la nueva etapa de relaciones entre ambos países.

Según señalaron fuentes de la Casa Rosada, los mandatarios hoy "coincidieron en imprimir renovado dinamismo a la Asociación Estratégica Integral mediante la concreción de proyectos de agua y saneamiento, vivienda, conectividad, energía renovable e infraestructura de transporte".

Fernández le agradeció a XI la renovación del swap con China y señalo que "el acompañamiento financiero de China es muy importante" para la Argentina. La conversación telefónica tuvo lugar en la jefatura de Gabinete de Olivos. El Presidente estuvo acompañado por el canciller Felipe Solá; el Secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; el Secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello y el Secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi.

El Presidente, en tanto, transmitió su determinación de comenzar las negociaciones tendientes a la adhesión a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, también conocida como la "Nueva Ruta de la Seda", la principal estrategia económica y de cooperación internacional del presidente Xi Jinping, que incluye una enorme serie de programas de desarrollo e inversión que se extienden desde el este de Asia, hacia Europa, África y América Latina.

Sus detractores en el mundo advierten que podría ser una campaña del gigante asiático de utilizar "la diplomacia de la deuda" para expandir su influencia alrededor del mundo.

 

 

(Fuente: La Nación)