Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/2295
El menor estaba en Chaco

Abrazo interminable: tras casi 9 meses Mariana se reencontró con su hijo

Mariana está cumpliendo el primero de los 14 días de cuarentena en el Hotel Plaza. Dice que no se puede quejar por el trato que está recibiendo aunque reconoce que hay personas que no la están pasando del todo bien. Tras casi 9 meses sin poder ver a su hijo, ayer lo abrazó interminablemente cuando su padre lo acercó hasta Mansilla desde el lado chaqueño.

Abrazo interminable: tras casi 9 meses Mariana se reencontró con su hijo
Mariana abraza a su hijo tras casi 9 meses sin verlo 

Tahiel tiene 5 años y ya está con su madre luego de unos interminables 8 meses y medio que duró su dura separación. Él en Resistencia con su padre, y ella acá en Formosa. El contacto gracias a la tecnología que mediante videollamadas acortó la distancia, ayudó a sobrellevar esta situación. Pero Mariana, su madre, reconoce que “si para el mes que viene mi hijo no ingresaba, estaba decidida a irme de la provincia”.

Ayer al mediodía, tras el hisopado y el informe en la UPAC, a Mariana y Tahiel les dijeron que iban a ser destinados al Hotel Plaza donde pasarán los 14 días cumpliendo la cuarentena.

“Es difícil explicarle a un chico de 5 años que tendrá que pasar 14 días en una habitación de 4x4 pero le traje revistas, cartas, sus juguetes, la vamos sobrellevando. Lo único que quería era estar con él, así que el resto no importa”, contó.

Mariana está cumpliendo la cuarentena con Tahiel por ser éste menor de edad y ser ella el familiar más directo responsable.

“La verdad que no puedo quejarme, la gente del hotel se está portando muy bien con nosotros. Si bien no podemos salir de la habitación, salvo para recibir la comida o algún elemento que nos acerquen, estamos muy bien. Sé que hay otras personas que no la están pasando del todo bien, de hecho yo me había imaginado que iríamos a una escuela y me preparé para eso, pero bueno, nos mandaron acá y la verdad que estamos muy bien”, agregó.

El padre de Tahiel lo acercó hasta el puente de Mansilla en el límite con Chaco, y ahí, sin importar cualquier tipo de cuidado o protocolo más que el amor de madre, una madre que esperó y desesperó en todo este tiempo, Mariana se abalanzó sobre su hijo para abrazarlo en un reencuentro por mucho tiempo dilatado. “Si había policías o gente que me impidiera abrazar a mi hijo, los iba a derribar, fueron muchos meses sin él”, cerró.

 

(Fuente: Radio Uno)

Temas en esta nota

Coronavirus