Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/2228

25-11-20

201907170516342145c48e4ff683cdfb0ca7ae1aa01339.jpg

PERRITO ABANDONADO

En el barrio Guadalupe hay un perrito encerrado que aúlla angustiado porque no tiene más espacio que un balconcito de 2x1 metros. El animalito sufre lo indecible por el encierro a sol y lluvias y sin esparcimiento alguno. Que el CEMA u otro organismo de protección al animal, lo visite para constatar, el insensible maltrato a esta mascota.

LOS PELADITOS

Somos vecinos del barrio San Jorge, detrás del Parque Industrial, estamos desesperados y angustiados, de ver cómo, los policías de La Comisaría 6ta; aprehenden y maltratan a niños, para que los buchoneen y hagan su trabajo de informaciones y de detectives. Son llevados la 6ta estos niñitos de condición muy humilde a quienes denominamos “Los Peladitos”. Allí son amenazados y castigados. Les pedimos a los de Minoridad y al Jefe de la Policía, que desentrañen esta abominable patraña, de estos inoperantes policías; que martirizan así a estos inocentes, que por ser pobres, ven aplastados y mancillados sus derechos, por la nefasta política de este “desgobierno autoritario”.

NADIE CUIDA LOS ÁRBOLES

En Formosa nadie cuida los árboles, no tienen ni un ápice de voluntad para cuidarlos y regarlos. Pero a la necesidad de usufructuar de sus sombras, para resguardar sus vehículos por el calor, ahí sí, se percatan que el árbol les brinda gratuitamente cobijo y frutas, sin pedirles nada. Demostrando jirones de “desamor” y resentimiento formoseño para ser más peyorativos, ponen la parrilla y el fuego del asado, a centímetros del tronco indefenso árbol. ¡No se quejen comprovincianos, tienen el gobierno que es la horma de sus zapatos.

ASALTADO MIENTRAS LA POLICÍA MIRABA EL PARTIDO

La noche que llovió y jugó River, en el barrio Guadalupe me arrebataron un carísimo celular y una cadenilla de oro que me regaló mi madre, firmado por ella. Dos motochorros me arrinconaron frente al Frutihortícola y cuchillo en mi rostro, me pidieron todo lo que tenía encima. A esa hora, los policías del barrio estaban mirando el partido, calentitos y sin mojarse desde sus celulares y sin barbijos. Lo insólito: me aconsejaron no hacer la denuncia y me dieron unas direcciones en el Barrio Obrero para “conseguir” por izquierda otro celular más barato y de “alta gama”. Connivencia policial y zona liberada… no?