Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/2104
Rugby

Los Pumas y un empate que vale mucho

Argentina vino de atrás ante Australia y logró un buen resultado. Fue 15-15 y casi lo gana en la última. Cinco penales de Nico Sánchez para empatarle al dueño de casa. Invictos y peleando el Tres Naciones. El sábado, otra vez vs. All Blacks.

Los Pumas y un empate que vale mucho

Otra muestra de orgullo. De temple. De un equipo que no fue a Australia a pasear, a ver qué pasaba. Por si no alcanzaba con el triunfazo ante All Blacks, Los Pumas lograron otro buen resultado en la segunda presentación en el Tres Naciones: empate 15-15 ante Australia. ¿Por qué se valora? Porque estuvo casi todo el partido abajo, defendiendo. Y porque fue contra el local. Así, Argentina sigue invicta y peleando el torneo. Vale.

¿Cuántos firmaban, hace un mes, que Los Pumas estén así luego de las dos primeras fechas? Al pensar en eso, evaluando los 13 meses que llevaba la Selección sin jugar y, sobre todo, que se enfrentaría a potencias con mucho ritmo (cada país tuvo su torneo local), muy pocos imaginaban este presente. Porque los de Mario Ledesma le avisaron a los de negro y a los de amarillo que serán más que un equipo que complete el torneo: serán alguien que pelee por el título. Porque sí, claro que se puede.

Es cierto que no se jugó bien y que Australia dominó gran parte del juego en Newcastle, no solo en el resultado, sino también en las acciones. Los locales manejaron posesión (69%) y territorio (72%) en un primer tiempo en el que Argentina puso el hombro a full. Mucha defensa y mucho pie para salir del fondo, pero también para sumar: dos penales de Nicolás Sánchez pusieron a Los Pumas 6-3 arriba a los 32'. Sin embargo, los Wallabies se fueron arriba 9-6 por dos aciertos más de Reece Hodge, el último a los 45'. Era negocio para la Selección por estar cerca en el tablero y porque el local apoyó dos tries que fueron bien anulados: en uno Petaia pisó la línea de fondo y en el otro un pase para adelante silenció a Koroibete.

El inicio del ST fue muy complicado. Penal en contra antes del minuto, amarilla a Montoya, Sánchez falló un disparo y Hodge no: 15-6 abajo. Hasta ahí, Los Pumas casi no llegaron a jugar con guinda dominada en campo rival y cuando lo hicieron, hubo imprecisiones para volverse vacíos... Parecía que no era la noche de allá, la madrugada de acá. Pero no. La Selección hizo un click para jugar los últimos 20' y fue clave el impacto de los que entraron, como Facundo Isa y Mayco Vivas. Aparecieron los tackles ofensivos que faltaron antes y a partir de ahí, el equipo creció. Tomó confianza y envión para tirar a todos los australianos.

El scrum, que fue de menor a mayor, le dio un penal a Sánchez para descontar. Al toque, Isa forzó otra infracción para el 15-12. Y un knock on que terminó en infracción le dio al 10 la chance de empatarlo: adentro y 15-15 a falta de 10'. Nico llegó a 40 puntos en el Tres Naciones y sigue estirando su marca como máximo goleador de la Selección: 788. Australia sintió el golpe y volvió a sus bases, con las que logró un penal para ganarlo a los 77': Hodge, que venía perfecto, lo erró. No era para ellos. ¿Y para nosotros? Casi...

Si algo define a estos Pumas es su mentalidad para ir por más, siempre. Algo que quedó claro en el cierre del partido, cuando en tiempo cumplido, y con la oportunidad de tirar la guinda afuera para terminarlo, Matera se la jugó con un kick y Cordero no llegó por centímetros. Esta vez, la caprichosa picó mal. Y el australiano Gordon se tiró afuera para salvar al local. Todo un mensaje.

Se pudo perder, se pudo ganar, pero se empató. Y vale mucho. Argentina tiene seis puntos al igual que Nueva Zelanda y Australia. La diferencia es que Los Pumas tienen un partido menos. El próximo será frente a los All Blacks, el sábado 28/11 también en el McDonald Jones Stadium.

 

 

( Fuente: Olé )