Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/2099
Merecido triunfo

River derrotó a Banfield y se subió a la cima

El Millonario se impuso por 2-0 como visitante y alcanzó al Taladro en lo más alto de la zona 3 de la Copa de la Liga Profesional.

River derrotó a Banfield y se subió a la cima
El Millonario devolvió gentilezas a Banfield y lo derrotó en el Florencio Sola.Crédito: Web

River Plate se vengó de un Banfield que lo había vencido con claridad en el estreno en la Copa Liga Profesional, le ganó como visitante por 2-0 y además alcanzó al Taladro en lo más alto de las posiciones de la Zona 3, con 9 puntos.

El Millonario estuvo lejos de mostrar su mejor versión en el estadio Florencio Sola, donde se enfrentaron por la cuarta fecha, pero pudo imponerse gracias a los goles de Ignacio Fernández, quien regresó después de un desgarro, y el paraguayo Robert Rojas.

El equipo de Marcelo Gallardo sufrió la expulsión del colombiano Jorge Carrascal, cuando se había cumplido el tiempo reglamentario.

Banfield, por su parte, cedió el invicto en este torneo, en una noche en la que erró un penal por intermedio de Luciano Lollo, cuando el partido estaba igualado, y en la que perdió por lesión a los colombianos Mauricio Cuero y Mauricio Arboleda.

La paridad fue una constante en el primer capítulo, en el que ambos contrarrestaron el potencial rival con sus respectivas armas.

River intentó abrir a sus marcadores de punta y así generarle a Ignacio Fernández y Cristian Ferreira las condiciones necesarias para abastecer a Julián Álvarez, un poco más retrasado, y a Lucas Pratto, la referencia del ataque.

Sin embargo, el local cubrió correctamente los callejones por donde River podía filtrar el juego. Y además de eso, Nacho Fernández, que volvió después de un desgarro, tampoco gravitó.

En ese contexto, Banfield se animó a atacar, con una buena labor de Martín Payero y prácticamente con las mismas armas que en el partido del debut, en el que se impuso con justicia. Y desde un envío desde el sector derecho llegó su chance más clara.

Leonardo Ponzio, inexplicablemente, le erró a un cabezazo y golpeó la pelota con su mano. Fernando Rapallini, correctamente, sancionó penal. A los 16 minutos, Lollo quiso asegurar tanto la ejecución, que la pelota terminó en la tribuna.

River, con una formación alternativa pensando en el partido del martes ante Athletico Paranaense, no le encontró la vuelta a la propuesta del Taladro, que primero se quedó sin Cuero, una pesadilla para la defensa Millonaria, y luego sin Arboleda, por un golpe involuntaria con Javier Pinola.

Para el complemento, Marcelo Gallardo cambió la apuesta con el ingreso de Jorge Carrascal por Javier Pinola, y a excepción de los primeros diez minutos, su equipo mejoró.

El nuevo escenario depositó al visitante en campo contrario, y casi por decantación llegó la apertura del marcador. Rojas no dio por perdido un balón dentro del área, se elevó y asistió a un Fernández al que sólo le quedó tocar ante a presencia de Facundo Altamirano (reemplazante de Arboleda).

Al conjunto de Javier Sanguinetti le costó asimilar es golpe y ponerse el traje de principal protagonista, pero con el correr de los minutos lo consiguió y puso en apuros a su rival.

Lo hizo primero con una corrida de Juan Álvarez, quien remató apenas cruzado, y luego con un cabezazo de Giuliano Galoppo que tapó magistralmente Enrique Bologna, quien respondió cuando el partido lo requirió.

Quizás en el mejor momento del local en el segundo capítulo llegó la segunda estocada riverplatense. Rojas nuevamente se elevó mas alto que todos pero esta vez no para asistir sino para conectar un violento cabezazo que significó el 2-0.

El segundo gol anestesió el entusiasmo que mostró previamente Banfield y le dejó a River espacios fértiles para atacar, como nunca antes en el juego, pero no pudo volver a convertir. Sobre el final, por una infantil agresión sobre Emanuel Coronel, Rapallini expulsó a Carrascal.

En definitiva, la eficacia y su capacidad para administrar la ventaja le permitieron al equipo de Núñez llevarse un triunfo del sur del conurbano, ante un Banfield que tenía impresa la etiqueta de uno de los mejores conjuntos de la Copa Superliga.

En su siguiente compromiso, Banfield visitará el viernes a Godoy Cruz, mientras que River jugará en el Gigante de Arroyito ante Rosario Central.