Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/13704
vacaciones vip

Insfrán aterrizó este lunes en un Learjet 60 que lo trajo desde Mardel para el saludo de sus cumpleaños

En un taxi aéreo VIP de la empresa Baires Fly arribó el lunes a la tarde a la provincia, el gobernador y llega en un momento de cortes de luz, agua, incendios e incremento de casos de COVID 19.

El gobernador aterrizó en el aeropuerto El Pucu a las 19:35 horas de este lunes volviendo de Mardel y en un vuelo de 20 mil dólaresCrédito: web

A las 19:35 horas de este lunes, aterrizó en el Aeropuerto El Pucú, un Learjet 60 perteneciente a la empresa Baires Fly, trayendo de vuelta a la provincia, al gobernador, Gildo Insfrán, que vacacionaba en la felíz.

Insfrán pasó sus vacaciones en el Hotel Sheraton de Mar del PlataFoto: web


Habría arribado a la aeroestación local, con dos acompañantes y se trataría de sus custodios e inmediatamente el avión fue hacia el Hangar de la Dirección de Aeronaútica Provincial en donde lo esperaban con el vehículo oficial y su chofer.

 

"Llegó dos días antes de su cumpleaños, cuando toda la militancia pasa a saludarlo por el quinto piso de la casa de gobierno y se saca una selfie para las redes. Algo que Insfrán no dejaría pasar por todo el lujo del mundo."

 


Gildo Insfrán estuvo cerca de 10 días en Mar del Plata, parando en el Hotel Sheraton y como no podía ser menos se tomó un vuelo charter que cuesta alrededor de 20 mil dólares.


Mientras el primer mandatario se tomaba sus vacaciones y volvía en lo más TOP de las empresas charter de taxi aéreo, la provincia se incendia de manera literal, con cortes de agua, cortes de luz e quema de miles de hectáreas que se tornan incontrolables.

Los vuelos VIP del gobernador llegan bajo un estricto secreto y se esconden en el Hangar de la Dirección de Aeronáutica ProvincialFoto: web


Pero ya de vuelta en Formosa, llegó dos días antes de su cumpleaños, cuando toda la militancia pasa a saludarlo por el quinto piso de la casa de gobierno y se saca una selfie para las redes. Algo que Insfrán no dejaría pasar por todo el lujo del mundo.