Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.elcomercial.com.ar/a/1369
Coronavirus en la Argentina

Presos tomaron rehenes en las protestas por la suspensión de visitas

Las protestas de presos alojados en cárceles bonaerenses que reclaman el regreso de las visitas de sus familiares escaló en la violencia y derivó en luna toma de rehenes en unidades del Complejo Penitenciario de San Martín. Las víctimas fueron ocho celadores, tres mujeres y cinco hombres.

Una de las protestas en las cárceles bonaerenses

"Los rehenes fueron liberados", afirmaron a LA NACION fuentes del gobierno bonaerense. En el Complejo Penitenciario San Martín hay tres unidades: 46, 47 y 48. Momentos de tensión y violencia se vivieron también en las prisiones de Florencio Varela.

"En este momento, el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) no puede confirmar ningún fallecimiento. Pero hay algunos pabellones a los que aún no se pudo ingresar. En la Unidad 48 ingresó un juez de ejecución penal, funcionarios del Ministerio Público Fiscal y un representante de la defensoría oficial", afirmaron las fuentes oficiales consultadas.

 
 
Fuentes judiciales confirmaron que en la revuelta hubo heridos y que todavía hay sectores donde todavía no se pudo ingresar. La investigación está a cargo del fiscal de San Martín Fabricio Iovine.

"El bondi es porque el Ministerio de Salud no puso el gancho por las visitas y nos habían dicho que íbamos a tener mañana las visitas. El otro bondi es por los informes y las salidas transitorias".

Así, un preso de un cárcel bonaerense resumía, en un audio de WhatsApp, los motivos de las protestas y de la violencia que se desataron en varias unidades del SPB. Internos subidos a los techos, colchones quemados y rejas abiertas de los calabozos en señal de queja porque ayer, según afirmaron fuentes cercanas a los internos, les comunicaron que se habían suspendido las visitas después de que, a principio de semana, les habrían prometido el regreso de los familiares a las prisiones.

"Hay una rebelión de internos. El problema fue una consecuencia de que el Servicio Penitenciario Federal abrió las visitas en las cárceles de Marcos Paz, Ezeiza y Villa Devoto para el Día de la Madre, situación que repercutió fuerte en la provincia de Buenos Aires", dijo a LA NACION una fuente que conoce el conflicto penitenciario.

Las visitas de los familiares de los detenidos están suspendidas desde marzo pasado. La medida se tomó para prevenir la propagación del Covid-19. Desde ese momento, los internos comenzaron a comunicarse con sus familias por videoconferencia.

Según fuentes oficiales, desde que se desató la pandemia en la Argentina se murieron 25 presos alojados en cárceles bonaerenses. El lunes pasado hubo una protesta violenta en la Unidad 42 de Florencio Varela donde los internos exigían el regreso de las visitas de sus familias.

Familiares de presos en las inmediaciones del penal de Florencio VarelaFoto: Matias Adhemar

"Luego de un evento violento ocurrido a principios de esa semana en la Unidad 42 de Florencio Varela, Xavier Areses [jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB)] emitió la orden, sin consultar con el Ministerio de Salud sin pedir el aval del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, para que todos los jefes de las unidades autorizaran las visitas a partir de mañana, sábado 31 de octubre. Todes les preses [sic] fueron notificados y miles de familiares gastaron todo el dinero del mes en viajar desde toda la provincia para reencontrarse con sus familiares a partir de mañana. Para un marginal, un viaje de este tipo, luego de ocho meses sin contacto, implica, en costos económicos, lo mismo que para una persona de clase media un viaje a Japón. De hecho en estos momentos, miles de familias con mujeres y niños, están durmiendo con mantas en las puertas de los penales, para ingresar temprano", sostuvo Facebook Alberto Sarlo, docente de Filosofía y profesor de boxeo en la Unidad 23 de Florencio Varela. La afirmación fue ratificada ante una consulta de LA NACION.

Calificadas fuentes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, a cargo de Julio Alak, afirmaron que de ninguna manera se le prometió a los presos que este fin de semana iban a regresar las visitas a las unidades penitenciarias, solo les informó que estaban analizando la situación.

Ivana Martínez no tiene información de su hijo que está alojado en el penal de José León Suárez, en San Martín Foto: Santiago Filipuzzi

Al enterarse de esta decisión inconsulta de Xavier Areses, el Ministerio de Salud informó la imposibilidad de dichos traslados masivos para evitar mayores contagios y muertes por Covid-19, por lo cual "Areses no tuvo mejor idea que a último momento suspender las visitas", dijo Sarlo.

Según pudo saber LA NACION, ayer en algunas cárceles había sectores marcados para las visitas y así mantener la distancia social.

"Es imposible que digan que se la haya prometido a los presos el regreso de las visitas cuando se sabe que esta decisión se toma en forma coordinada con los ministerios de Salud y Justicia y Derechos Humanos", explicaron a LA NACION los informantes consultados.

Sarlo afirmó que es una falacia decir que no se prometió el regreso de las visitas. El docente sostuvo que tiene testigos de que habían habilitado el regreso a las cárceles de las familias de los internos.

"El miércoles pasado, a las 16, el jefe del Complejo Penitenciario de Florencio Varela citó a todos los referentes de los pabellones de las seis unidades a su cargo (entre 1200 y 1500 detenidos cada una) y coordinó los días de visitas para cada pabellón. Explicó que la decisión de habilitar el regreso de las visitas había sido una decisión tomada por Areses", dijo a LA NACION Sarlo

En la Unidad 23, también del Complejo Penitenciario de Florencio Varela, para descomprimir la situación, las autoridades habrían dejado ingresar la comida llevada por familiares de los detenidos.

Fuentes del gobierno bonaerense dijeron que existe una mesa de diálogo para restablecer las visitas que serían desde las próximas semanas como prueba piloto con protocolo y cupos.

"Sin embargo, cuando ese diálogo estaba avanzando arrancaron con el pedido de morigeración de penas", agregaron las fuentes consultadas.

(Fuente: La Nación)

Temas en esta nota

Coronavirus