CANAL-NICARAGUA

CANAL INTEROCEANICO EN NICARAGUA GENERA GRAN APOYO Y RECHAZOS


Managua, 15 de junio (Télam). La decisión de Nicaragua de construir un nuevo canal interoceánico de gran calado y concesionarlo por 100 años a una empresa china con sede en Hong Kong, generó oposición interna, el apoyo del ALBA, la preocupación de las autoridades del Canal de Panamá y el temor al control por parte de Beijing de una obra que puede cambiar la geopolítica del comercio internacional.
Aprobado por el Congreso la semana pasada y firmado anoche el acuerdo entre el presidente Daniel Ortega y la firma Hong Kong Nicaragua Canal Development Investment Co (HKND Group), el canal vendrá a concretar un viejo proyecto local.
El diputado Edwin Castro, coordinador de la bancada sandinista, abrumadoramente mayoritaria en la Asamblea Nacional (Congreso), calificó la jornada del jueves pasado, cuando se aprobó el proyecto, como "el día más importante en el desarrollo histórico y económico de Nicaragua".
Destacó, según reproduce el portal estatal El 19 Digital, que la ley no establece "ninguna privatización de los recursos del país, tal y como ocurrió durante los gobiernos neoliberales", en los que se privatizaron las telecomunicación, el servicio eléctrico y otros recursos del país.
"Es una concesión; nunca Nicaragua pierde el dominio de las aguas, ni de los territorios; una concesión no es una privatización, como han estado acostumbrando hacer en los gobiernos neoliberales, donde casi nos privatizan hasta el agua”, afirmó Castro.
Por su parte, el líder de la bancada opositora, Eduardo Montealegre, aseguró que el gobierno del presidente Ortega pretende desarrollar una obra que es "inconstitucional, fraudulenta y lesiva a los intereses de Nicaragua".
"Sin estudios previos y después de consultar una tarde, el gobierno otorgó por ley a una empresa extranjera desconocida una concesión exclusiva para hacer un canal húmedo, un canal seco, dos puertos, un aeropuerto, un oleoducto, dos zonas libres, entre otras obras, lo que resulta lesivo a los intereses del país", puntualizó.
En tanto, el subadministrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Manuel Benítez, sostuvo que un canal interoceánico por Nicaragua es un "proyecto ambicioso", que tendría que analizarse con mucho detenimiento para evitar daños ecológicos.
"Los expertos ambientalistas recomiendan mucha cautela y que se haga un análisis de impacto ambiental para determinar si realmente es viable", señaló Benítez en una conferencia de prensa, recogida por las agencias EFE y DPA.
Benítez indicó que el proyectado canal supone una competencia a la vía interoceánica panameña, que habrá que analizar en su momento, ya que el proyecto nicaragüense es de mayor calado y ancho que la ampliación prevista para el de Panamá.
No obstante, agregó que deberá tomarse en cuenta que Panamá cuenta con "la experiencia y es una ruta probada".
La Mesa Nicaragüense ante el Cambio Climático, que aglutina a más de 20 organizaciones ambientales del país, expresó, en el mismo sentido, su rechazo al proyecto de construcción de un canal interoceánico "tal como está planteado" por el gobierno sandinista.
La organización también expresó su preocupación por la fuerte presencia china en Nicaragua, al decir que "casi un tercio" del país quedaría en manos de la empresa HK Nicaragua Canal Developmente Investment Co, radicada en Hong Kong y presidida por Wang Ping.
En cambio, el Procurador General de Nicaragua, Hernán Estrada, aseguró que "este es un proyecto que viene a cambiar totalmente el país, viene a traerle progreso y nos da la oportunidad de entrar verdaderamente a los máximos niveles de desarrollo que puede tener un país pequeño", todavía subdesarrollado.
Por su parte, el presidente del Banco del ALBA (Alianza Bolivariana de los Pueblos de las Américas), Rafael Isea, celebró las leyes de concesión del gran canal interoceánico de Nicaragua.
"Nosotros hemos reiterado y transmitido (al gobierno sandinista) el interés del Banco del Alba, como el banco de los pueblos soberanos, el banco de los países libres, de participar en este proceso de construcción, proceso de elaboración del proyecto y de trabajo que se está desarrollando en este momento”, expresó.
El diario ecuatoriano El Universo, aportó a la polémica al decir que "Nicaragua está a punto de ceder por 100 años a una empresa china una polémica concesión para la construcción y explotación de un canal de gran calado entre el Atlántico y el Pacífico, una obra que durará unos 10 años y costará 40.000 millones de dólares".
Pero reconoció, sin embargo, que esa obra gigantesca elevaría el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua de entre un 4,5 por ciento actual a un 10,8 en 2014 y hasta a un 15 por ciento en 2015 y, según proyecciones del gobierno, el empleo formal pasaría de 623.458 personas hoy ocupadas a 1,9 millones con la construcción del canal.
En el mismo sentido, el excomandante guerrillero del sandinismo Eden Pastora, funcionario hoy del gobierno nicaragüense aunque años atrás lo enfrentó duramente, sostuvo que "nos preparamos para ser uno de los países más ricos, porque aquí tienen que desarrollarse técnicos, profesionales y otros para atender el canal".
"El canal va, porque lo necesita el mundo y nosotros los nicaragüenses, y este es un sueño de hace 100 años", declaró, y reseñó que este proyecto ya lo planteó Augusto César Sandino a principios del siglo XX, pero advirtiendo que lo tenían que realizar los latinoamericanos, independientemente de Estados Unidos. (Télam)

Espacio Publicitario
 
 
Radio Uno En VIVO!!!!
You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable