7°C
Miércoles 12 de agosto de 2020

Viento Norte

Edicion Impresa - Viento Norte

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
Dicen, los dirigentes que han podido verlos, que no hay nada más estremecedor que leer el informe de inteligencia que el Estado argentino escribe sobre uno mismo. Allí figuran, además de los datos simples como el domicilio, el lugar de trabajo o los teléfonos declarados, otros más ominosos que desvelan a los espiados. Sus debilidades sanitarias, sus amistades secretas o el movimiento habitual de sus hijos con un grado de exactitud que paraliza a todos aquellos a los que les han mostrado “la carpeta”, como le dicen los iniciados.
*************
“Todos queremos mirar qué sabe la AFI sobre nosotros pero, cuando ves la carpeta tuya, te querés matar y te arrepentís de haberla leído”, explica un dirigente que cedió a la tentación de chequear sus antecedentes. Son pocos los que acceden a ese dudoso privilegio y la mayoría termina maldiciendo el momento en el que aceptó la propuesta indecente de algún espía irregular.
Newsletters Clarín Alberto y Cristina
*************
La política argentina tiene una materia pendiente. Desde 1983, ningún gobierno ha resistido a la tentación de husmear en los archivos de inteligencia. Algunos, incluso, incentivaron los seguimientos de adversarios políticos, de jueces molestos o de periodistas curiosos para contar con información estratégica que les sirviera en la batalla permanente por el poder. Con menor o mayor responsabilidad, los espías profesionales siempre contaron con la protección que les brindaba esa debilidad de una parte de la dirigencia política.
************
El antecedente viene a cuento de la investigación que está llevando a cabo el juez de Lomas de Zamora, Federico Villena, sobre las supuestas tareas de espionaje ilegal que se habrían realizado durante el gobierno de Mauricio Macri. La desprolijidad del proceso judicial deja en claro el impulso que el kirchnerismo le imprime a la causa con la bandera de la vendetta política que enarbola desde sus videos acusatorios la vicepresidenta Cristina Kirchner​
*************
Pero el caso también pone a la vista otra percepción que rondaba al poder en los últimos años. Y es que hubo funcionarios del gobierno macrista que no se privaron de extender el secreto institucional de las escuchas judiciales a dirigentes ubicados en galaxias políticas a las que querían explorar. Esa confusión les sirve ahora a los nuevos mandatarios del poder para mezclar a culpables e inocentes según la conveniencia política. Es difícil protestar por la magnitud de la condena sólo porque el pecado pueda ser menor. Grandes o chicos, siempre son pecados.
************
La lista se remonta a la refundación democrática de 1983. El escritor, periodista y ex embajador Jorge Asís escribió “Partes de Inteligencia”, una novela imperdible sobre las picardías del espionaje oficial durante el gobierno del respetado Raúl Alfonsín​. Un momento bastante más pesado que el actual porque allí se mezclaban aprendices de espías asociados a la UCR con profesionales del terror que habían hecho su experiencia en los días oscuros de la última dictadura militar.
*************
Las carpetas de inteligencia también fueron monedas de cambio durante el gobierno de Carlos Menem. Hubo un jefe de gabinete ya fallecido adicto a esas lecturas y se transformaron en el activo más preciado de algunos jueces de Comodoro Py. Los atentados terroristas a la Embajada de Israel y a la AMIA demostraron que la inteligencia de cabotaje era mucho más eficaz para los aprietes en el poder que para detectar las amenazas reales en un mundo que cambiaba.
************
En el comienzo de este siglo, el hoy asesor presidencial Gustavo Beliz le ofreció a Néstor Kirchner un cambio en la Justicia que limitara el poder de los espías. Pero el presidente de entonces prefirió echarlo del gabinete y mantener a Jaime Stiuso en su lugar de privilegio en la SIDE. Se aferró a la información clasificada de sus adversarios por encima de una cuota de oxígeno que pudo haber mejorado las cosas. Alberto Fernández, Cristina, Macri o el mismo Beliz. Los protagonistas del poder no variaron demasiado y tienen en estos tiempos de crisis otra oportunidad de atravesar una trinchera en la que siempre triunfó la hipocresía.

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!
Naranja

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable