29°C
Jueves 12 de diciembre de 2019

Chicanas y una diferencia con Cristina Kirchner en torno a la denuncia de Nisman: la declaración de Alberto Fernández sobre el pacto con Irán

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
 Alberto Fernández llega a los tribunales de Comodoro Py. Alberto Fernández llega a los tribunales de Comodoro Py.En su presentación como testigo en la causa del Memorándum, el candidato presidencial dijo que la denuncia de Nisman debería haberse investigado apenas se presentó. Aprovechó, sin embargo, para criticar su citación por parte de Bonadio por haber emitido una opinión.

Con menos selfies que las que esperan a Cristina Kirchner en sus indagatorias, sin el juez Claudio Bonadio para escucharlo y pedidos para frenar el interrogatorio, Alberto Fernández, precandidato a presidente del Frente de Todos, pasó hoy por los tribunales de Retiro para declarar como testigo en la causa por el encubrimiento a Irán en el ataque a la AMIA, la misma por la que fue enviada a juicio oral su compañera de fórmula.

Pero además de quejarse por su citación, Fernández dejó una frase en tribunales que lo diferenció de Cristina Kirchner y sus seguidores: aseguró que la denuncia que impulsó Alberto Nisman contra la entonces jefa de Estado antes de su muerte debió haberse investigado y no cerrarse sin ningún trámite, como se hizo.

“El contexto en que esas declaraciones fueron vertidas tienen que ver con el momento en que el juez Rafecas desestimó la denuncia realizada por el Dr. Nisman. A mi juicio por cosas que me había transmitido el Dr. Nisman previo a su muerte, esa denuncia merecía un mínimo análisis porque allí se le imputaban a la presidenta de la Nación delitos gravísimos como el encubrimiento y la traición a la Patria. Semejantes imputaciones a mi juicio hacían necesaria una investigación y no un rechazo in límine fundado en cuestiones de análisis dogmáticos”, dijo Alberto Fernández en la declaración a la que accedió Infobae.

En enero de 2015, cuatro días antes de morir, Nisman denunció a Cristina Kirchner, el fallecido canciller Héctor Timernan, el diputado Andrés Larroque y el piquetero Luis D’Elía por el pacto con Irán. El juez Daniel Rafecas cerró la causa por entender que no hubo delito y la Sala I de la Cámara Federal lo ratificó. Pero una denuncia nueva que promovieron familiares de las víctimas en 2016, cuando el kirchnerismo ya había dejado el poder, y un fallo clave de la Cámara Federal de Casación Penal permitieron reabrir aquella cerrada denuncia en el juzgado de Bonadio por la que la ex presidente fue enviada a juicio oral junto a otros imputados.

Aunque el caso ya tramita ante el Tribunal Oral Federal 8, sin fecha de inicio, el juez Bonadio se quedó con un remanente de la investigación, trámite en el marco del cual llamó hoy a testimoniar a Alberto Fernández a pedido de la querella.

Apurado por un viaje que debía hacer a Córdoba, Alberto Fernández llegó minutos después de las 10 de la mañana al edificio de Retiro. En los tribunales había poco ritmo, después de dos feriados. El ex jefe de Gabinete se fue cerca de las 11. En esos minutos en el cuarto piso de los tribunales de Retiro, expuso su opinión sobre la denuncia de Nisman, más allá de dejar en claro que tiene “el más alto de los conceptos” por el juez Rafecas, que había cerrado la denuncia contra la ex jefa de Estado pese a la postura del fiscal Gerardo Pollicita y la repercusión mediática que había cobrado el tema.

“Es notorio y de público conocimiento que siempre fui crítico de la decisión del Memorándum con Irán. Mi mayor crítica fue la de haber extendido la jurisdicción argentina a un comité internacional formado por cinco personas”, dijo Alberto Fernández en su rol de testigo. “Digo todo esto y digo también que siempre mis críticas estuvieron en el terreno de lo político y nunca de lo jurídico. Me extraña que la querella, quien me propone como testigo, no acompañó ninguna de las infinitas declaraciones que hice afirmando que esta era una cuestión política no judiciable”, disparó.

Tras resaltar que “un testigo es alguien que conoce un hecho a través de sus sentidos y no alguien que opina”, el aspirante a suceder a Mauricio Macri resaltó con ironía: “Confío en que el tribunal no siga la lógica de la querella, pues deberá citar a las millones de personas que opinaron de este tema”.

El juez Claudio Bonadio –a quien Alberto Fernández había incluido en la lista de los magistrados que deberán dar explicaciones por los fallos de los últimos años- no estuvo presente en la testimonial. El fiscal Eduardo Taiano sí participó, pero ni siquiera hizo preguntas. Afuera lo esperaban los abogados Aníbal Ibarra y Lucía Larrandart, defensores en la causa del Memorándum con Irán. Esperaban poder ingresar a participar de la declaración del testigo y hacer preguntas, pero eso no suele ser permitido.

Al salir, Alberto Fernández se cruzó con una gran cantidad de periodistas. También hubo un momento para las selfies. En la puerta del edificio y frente a las cámaras, insistió en que sus dichos fueron una lectura política, que no ameritaban su declaración judicial, y hasta se cruzó con una movilera. (Infobae)

Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.


Edición Hojeable