20°C
Martes 23 de abril de 2019

¿Disminuyó el delito en la Argentina?

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
Las autoridades nacionales dicen que hay menos delito en nuestro país. ¿Es cierto? ¿Cómo saberlo? Los especialistas analizan año tras año dos tipos de datos. Las cifras oficiales que producen los tribunales y policías que derivan mayormente de denuncias ciudadanas, y las encuestas que se deben realizar periódicamente sobre una muestra de ciudadanos para indagar si en un periodo determinado a estos los robaron, los agredieron, los maltrataron, etc.
Las primeras son incompletas porque se sub reportan muchos delitos -casi nadie va a denunciar un robo a la policía porque sabe que no va a recuperar el bien robado-, y la segunda porque para obtener tasas confiables estas encuestas tienen que realizarse muy frecuentemente, ser bastante grandes y a la vez costosas, y las debe realizar un órgano autónomo. Por estas y otras razones no sabemos con precisión si el delito sube, baja o se mantiene estable.
 
Sin embrago, se aduce que las cifras de los homicidios son un buen barómetro porque finalmente un cadáver da testimonio de un potencial asesinato. Es muy difícil esconder un muerto y por lo tanto, no se puede falsear ese dato. Si un año hay menos homicidios registrados que en el anterior se dice que los homicidios, e indirectamente otros delitos, disminuyeron.
Esto no es tan cierto en Argentina. De acuerdo a cifras del ex ministerio de Salud informadas a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2015 hubo 2253 homicidios registrados, lo que arrojó una tasa de 5.1 homicidios por cada 100,000 habitantes. Para América Latina es una tasa baja comparada con más de 25 en Brasil, más de 22 en México, más de 25 en Colombia. Sin embrago, hay que prestar atención a un posible artilugio estadístico: es posible que muchos homicidios no estén contabilizados como tales, y por lo tanto la tasa luce baja. Me explico.
 
La OMS cataloga las muertes por causas externas, es decir no provocadas por enfermedades y sí por una acción violenta externa, en varios tipos.
 
Aproximadamente el 6% de todas las muertes en Argentina son de este tipo, algo más de 20000 defunciones por año. De estas unas 10,000 son por accidentes, otras 2300 por homicidios, y unas 3100 por suicidio. Como se observa, hay más de un 20% de muertes externas que no se ha podido determinar su causa, es decir, cerca de 5000 personas mueren todos los años por causas violentas e indeterminadas. Obsérvese bien, por cada homicidio registrado hay casi 2,5 muertes violentas que nadie sabe quién la produjo y por qué se provocó.
 
¿Es esto normal? Comparemos Argentina con otros países. A excepción de Venezuela, que tiene un caos estadístico mayúsculo y un altísimo número de homicidios no reconocidos como tales, Argentina es el país con la mayor proporción de muertes por causas indeterminadas en todo Latinoamérica.
 
Mientras que nuestro país tiene 18 muertes por cada 100,000 habitantes por causas externas excluyendo suicidios y homicidios, Chile tiene 7, Colombia 8, Brasil 10, y México 13, o dicho de otra forma mientras que excluyendo asesinatos, suicidios y accidentes Argentina tiene casi 4 muertes violentas externas por cada homicidio registrado, Chile tiene menos de 2, Colombia 1/3, y México y Brasil solo 1 caso por cada 2 homicidios registrados. Es decir, aun los países con severos problemas de inseguridad tienen bastante menos muertes por causas “indeterminadas”.
 
Aunque no podemos afirmar que estos casos fueron homicidios, seguramente algunos de estos sí lo son. Llama mucho la atención el alto número de este tipo de defunciones en nuestro país.
 
A mediados de la década anterior, cuando los homicidios registraban un pronunciado descenso en Argentina, se puede observar un incremento en el número de muertes violentas por “causa indeterminada”.
 
Por ejemplo, mientras desde el 2003 al 2007 el número de homicidios “caía” de 2779 a 1736, las muertes externas -excluyendo homicidios, suicidios y accidentes- subían en esos cuatro años de 7397 a 8737. Es decir, mientras la estadística oficial sostenía una reducción de los homicidios de cerca de 1000 casos, al mismo tiempo crecían casi 1400 las defunciones catalogadas como otros tipos de muertes violentas.
 
Desde el punto de vista estadístico, cambios abruptos en un año en la tasa de muertes violentas para países en situaciones no bélicas son muy excepcionales.
 
Es extremadamente raro ver cambios de más / menos 10% de un año al otro. Efectivamente, al evaluar la serie en la tasa de suicidios de la Argentina, desde 1979 a 2016 casi no se registran cambios abruptos. En cambio se observan más de 20 veces variaciones abruptas en la tasa de homicidios y la de muertes por causa “indeterminada” de esa o de mayor magnitud. Desde el punto de vista estadístico esto requiere de una explicación que los especialistas no hemos podido detectar.
 
No sabemos efectivamente si el homicidio como barómetro del delito sube o baja en la Argentina. Las pocas estadísticas sobre robos no permiten aseverar que el delito está a la baja en nuestro país. Y como hemos visto, existen buenas razones para dudar que Argentina tenga una tasa “europea” de homicidios, ya que seguramente se ubica más cerca de la media latinoamericana. Solo un buen INDEC de la seguridad pública podrá emitir un fallo certero acerca de la evolución del delito en la Argentina.
 
 
Por Marcelo Bergman

Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable