15 °C
Viernes 28 de abril de 2017

La ofensiva desestabilizadora y golpista

Fuente Aumentar Fuente Disminuir Fuente
La avalancha de cortes de calles, avenidas y puentes de acceso, acampes, ollas populares, movilizaciones gigantescas, paros y amenazas de otros nuevos que se han registrado y se registran en los últimos días en capital federal yprovincia de Buenos Aires
determinados y dirigidos por gremios y organizaciones sociales –algunas de izquierda y otras no tanto- tienen un evidente denominador común, y es que detrás de cada una de estas manifestaciones de descontento y rechazo hacia medidas y políticas encaradas por el gobierno nacional, está la sombra negra del llamado “kirchnerismo duro” y organizaciones afines como La Cámpora, siempre agazapada esperando el menor atisbo de protesta social para infiltrarse y copar la iniciativa y llevar agua hacia su molino, que tiene un objetivo único y recurrente: desestabilizar al gobierno de Mauricio Macri hasta límites extremos que le fuercen a dejarlo antes de finalizado su mandato obligatorio de cuatro años, posibilitando el retorno del régimen considerado como el más corrupto de los gobiernos constitucionales de la historia argentina durante el ciclo iniciado por Néstor Kirchner y continuado por su esposa Cristina Elizabeth Fernández, mujer que ha dado harto suficientes muestras de su inexistente apego por las normas que rigen al sistema democrático, republicano y federal, tanto durante el tiempo que duró su estadía en el poder cuanto luego desde el primer minuto de dejarle el sillón presidencial a su sucesor surgido de elecciones transparentes e inobjetables y al que no tuvo siquiera la deferencia de entregarle los atributos del mando ya que ni siquiera asistió a la ceremonia de traspaso. Todo un papelón internacional, por cierto.

Días atrás un canal metropolitano de televisión reprodujo los discursos del dirigente de una organización social de izquierda, otro del reconocido e inefable líder piquetero Luís D’Elia, y el de Máximo Kirchner, hijo de Néstor y Cristina. Aquí también se vió claramente un denominador común en sus respectivos discursos: “hay que voltearle a Macri, a como diera lugar, como sea”. Uno de ellos, creo que fue el piquetero, dijo que “hay que tumbarle y meterle preso aMacri, porque de lo contrario él nos va a meter presos a nosotros”.

Más claro imposible en cuanto a la real intencionalidad de la puesta en marcha de la ofensiva kircherista: no quieren ir presos, ni ellos ni su sacrosanta “boss” (jefe) CFK. Desde ella para abajo en el aparato de poder de “la Década Ganada”, tienen las cuentas tan sucias que les va la libertad en propiciar desembozadamente el fracaso del gobierno actual como urgente recurso de autoprotección, y para ello no trepidan en encaramarse sobre la cresta de la ola de protestas, paros, cortes de calles, avenidas, rutas, etc., y erigirse en campeones del apoyo a la lucha encarada –por ejemplo- por el sector docente, olvidándose que en su momento la ex Ella tildó “de vagos que trabajan sólo cuatro horas por día y tienen tres meses de vacaciones” a los maestros que le protestaron durante su mandato. “A éso es lo que yo llamo coherencia, coño”, diría un querido amigo español.

Es totalmente comprensible que quienes ejercieron el poder durante esta segunda y vergonzante “Década Infame” traten de evitar ir a parar detrás de las rejas, desde Crist para abajo, ahora que la marea de denuncias y pruebas de su corrupción y sus delitos amenazan con taparles el sol tornándoles muy negro su futuro. Lo que no se entiende es que continúe habiendo tantos argentinos que siguen creyendo en ella y la sigan viendo como una inocente mujer víctima de una despiadada persecución política, judicial y mediática, asimilándole con el caso de Milagro Salas, a quien también se le mira con iguales ojos.

En fin, que todo este coctel de situaciones está teniendo en jaque a la sociedad argentina en su conjunto porque es bien sabido que cuando estalla un movimiento de la envergadura que está cobrando el que nos toca vivir en estos días, es imperativo apelar a la prudencia y sentido democrático de la dirigencia en su totalidad, para evitar desmadres que arrastren al país hacia extremos que no se sabe cuáles puedan ser, aunque es posible colegir que pueden ser muy peligrosos, por aquello de que “se sabe como comienzan pero se ignora cómo terminarán”. Hasta pronto, espero.


Por Nolo Santa Cruz


Espacio Publicitario
 
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento, fuera de contexto o no relacionado con la nota en cuestión, será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
corto | largo

busy
Radio Uno En VIVO!!!!

VIDEOS

You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.



Edición Hojeable